Producto añadido a la cesta

Sin productos

¡Envío gratis! Transporte
0,00 € Total

Realizar pedido

Filter by

Funzionamento
Volt
Instalación
Diametro della catena
Standard catena
Con campana
Potenza
Suggerito per barche
Manufacturers
Modelo
Price
642 1334
Offerta
more... less
Filter
  • Cabrestante de ancla Prince DP3 1500 W ⌀ 10 mm. 24 V - Rápido
    1 613,43 € 2 240,87 € -28%

    Cabrestante de ancla Prince DP3 1500 W ⌀...

    Cabrestante de anclaje eléctrico vertical de 1500 W para ⌀ cadenas de 10 mm.

    1 613,43 € 2 240,87 € -28%
    Reduced price!
  • Cabrestante de anclaje X1 500 W ⌀ 6 mm. 12 V - Lofrans
    777,91 € 1 065,63 € -27%

    Cabrestante de anclaje X1 500 W ⌀ 6 mm. 12...

    Cabrestante de anclaje eléctrico vertical de 500 W para cadenas de ⌀ 6 mm.

    777,91 € 1 065,63 € -27%
    Reduced price!
Mostrando 1 - 2 de 2

Molinetes de ancla

Cabrestante de anclaje

Todo lo que tienes que hacer para emprender nuevas y emocionantes aventuras es echar el ancla. Sin embargo, en algunos casos, esta operación no es tan fácil como podría pensarse, al contrario: muy a menudo nuestra espalda se niega categóricamente a tirar de la pesada ancla lanzada por la borda. Por este motivo, existen en el mercado numerosos modelos de molinetes de ancla para embarcaciones de recreo, gracias a los cuales esta operación resulta rápida y sencilla. Pero, ¿qué es un molinete de ancla (también llamado a veces molinete de ancla)? ¿Qué tipo exacto de cabrestante para barcos debe comprar según sus usos? ¿Y qué reglas hay que seguir para instalar correctamente el molinete? En esta página responderemos a estas y otras muchas preguntas sobre este crucial dispositivo de a bordo.

¿Qué es un molinete?

En esta página de nuestro comercio electrónico dedicada a la venta de accesorios para barcos, presentamos una amplia selección de los mejores cabrestantes para barcos y molinetes de ancla. Pero, ¿qué son y para qué sirven estos accesorios tan particulares? Muy brevemente, podemos decir que un molinete de ancla es una herramienta accionada por engranajes que permite hundir y recuperar un ancla automáticamente y sin esfuerzo. Como veremos más adelante, existen diferentes tipos de molinetes: hay molinetes eléctricos y molinetes hidráulicos, molinetes verticales y molinetes horizontales, sin olvidar los modelos dotados de campana, definidos específicamente como molinetes de amarre. Pero, ¿en qué casos un cabrestante de anclaje se convierte en un dispositivo indispensable? Vamos a verlo juntos!

¿Cuándo hay que comprar un molinete de ancla?

La navegación no es, desde luego, una actividad para quienes odian todo esfuerzo físico: conducir y manejar un barco requiere cierto esfuerzo manual. Pero eso no significa que, en la medida de lo posible, no haya que ayudarse de aparatos eléctricos que puedan ahorrarnos algún esfuerzo. Pero, ¿cuál es el punto a partir del cual un cabrestante de anclaje se hace prácticamente indispensable?

Pues bien, en general, en los barcos de hasta seis metros de eslora, tirar y recoger el ancla puede hacerse a mano. En estos casos, los anclajes, las cadenas y los cabos tienen un peso limitado y pueden manejarse a mano sin demasiados problemas. Este no es el caso de los barcos que superan este tamaño. Aquí, de hecho, el juego empieza a ponerse serio, con el peso de todo el sistema de anclaje aumentando de forma concreta. Por eso, para las embarcaciones de más de seis metros de eslora, la compra de un molinete eléctrico o hidráulico se convierte en una auténtica necesidad. Por lo tanto, está claro cuándo es necesario equipar su barco con un molinete especial. Pero, ¿qué modelo debe elegir? Antes de dar una respuesta definitiva a esta pregunta, conviene sin duda averiguar cuáles son las principales características de este aparato.

Cabrestante para barcos: cómo se compone

Hay esencialmente dos sistemas de recogida que se pueden encontrar en un cabrestante de ancla. En algunos casos, ambos están presentes, mientras que en otros, sólo hay uno. El molinete de ancla clásico está diseñado para mover únicamente anclas sujetas a cadenas, por lo que implica la presencia de una rueda especialmente dentada, que se denomina "barbotina". La cadena, en este caso, encaja perfectamente en los dientes de la rueda llamada "núcleo", garantizando un agarre eficaz. Cabe destacar que sólo se necesitan cadenas calibradas para garantizar el funcionamiento del barbotín y, por tanto, del molinete de ancla. En otros casos, también hay una campana especial, conocida como campana de amarre en la jerga, que ofrece la posibilidad de recuperar los cabos. Como saben los marinos, este dispositivo adicional -colocado por encima del barbotín- se suele utilizar durante las operaciones de atraque, durante el amarre o al izar la embarcación auxiliar a bordo (en ausencia de pescantes específicos para la embarcación de servicio). Una novedad de los últimos años es la posibilidad de adquirir un molinete de ancla equipado con un barbotín especial capaz de mover tanto cadenas como cabos, gracias al diseño especial de los dientes. Esta única rueda, por tanto, es capaz de realizar eficazmente tanto el trabajo del barbotín como el de la campana.

Molinete eléctrico o hidráulico: ¿qué elegir?

A la hora de comprar un molinete de ancla se plantean dos cuestiones principales: ¿es mejor un molinete eléctrico o un molinete hidráulico? ¿Y es mejor tener un molinete vertical o uno horizontal? Empecemos por la primera pregunta. Existen en el mercado modelos eléctricos e hidráulicos. Los primeros son sin duda la opción más popular: relativamente baratos, fáciles de instalar y cómodos de usar, estos motores eléctricos son la elección obvia para todas las embarcaciones pequeñas. Hay que señalar que existen dos tipos de molinetes eléctricos para barcos, los modelos de 12 o 24 V, que deben elegirse en función de la potencia necesaria (y, por tanto, en relación con el peso del ancla y de la cadena a accionar). Por otro lado, el molinete hidráulico proporciona una potencia sin precedentes para los motores eléctricos normales. Por ello, este tipo de motor es el preferido por los armadores de grandes embarcaciones, que tienen que lidiar con anclas extremadamente pesadas, que pronto podrían dejar fuera de juego a un simple molinete eléctrico.

¿Molinetes verticales u horizontales?

Una vez que haya resuelto cuál de los dos motores es el más adecuado para su embarcación, llegará a la segunda pregunta fundamental sobre la compra de un molinete para barcos: ¿es mejor un molinete horizontal o un modelo vertical? Para entender cuál es la mejor opción, es necesario conocer las características, ventajas y desventajas de estos dos modelos. El molinete vertical se caracteriza por un ángulo de trabajo de 180°, característica que permite un menor esfuerzo para el mismo rendimiento. Este diseño particular también garantiza una excelente resistencia a la tensión, que se distribuye uniformemente. El modelo vertical, sin embargo, es más propenso a la rotura, ya que tiene que utilizar una junta dentada adicional para compensar la no perpendicularidad del eje de rotación. El cabrestante horizontal, en cambio, tiene un ángulo de trabajo de 90°, con la consecuencia de que está en contacto con un número menor de eslabones. No obstante, hay que tener en cuenta que la posición vertical del cabo facilita las operaciones de amarre. Sin embargo, estos son sólo detalles técnicos: muy a menudo es el diferente nivel de voluminosidad de los dos dispositivos lo que influye en la decisión de los clientes. No es ningún secreto que un cabrestante vertical suele instalarse en la cubierta, situando la unidad motriz debajo de la misma, mientras que un cabrestante de anclaje horizontal se instala en la cubierta, lo que supone un mayor espacio. A veces, algunas personas optan por instalar el molinete del ancla horizontal dentro del pañol, una elección que, sin embargo, obliga a mantener el pañol abierto en todo momento, con una perturbación considerable al remolcar. Estas son las ventajas e inconvenientes de los dos modelos: en función de sus necesidades, podrá tomar la decisión correcta. Nos gustaría darle otro consejo: aunque no hay ninguna norma escrita, como regla general tendemos a instalar molinetes verticales en barcos de menos de 30 metros y modelos horizontales en embarcaciones más grandes.

¿Cuál es la potencia adecuada para un molinete eléctrico para barcos?

Para saber qué potencia debe tener un molinete de ancla y, por tanto, cuál debe ser su tiro máximo, hay que pensar en el tipo de barco en el que se va a montar, así como en el peso total del ancla y la cadena. El tamaño y el peso de la embarcación son de suma importancia a la hora de pensar en el cabrestante adecuado para las operaciones de amarre. Consideremos una embarcación de 16 metros: en este caso deberá haber un ancla de unos 25 kilogramos, lastrada además por una cadena de 1 centímetro de diámetro. Calculando unos dos kilos por metro, sólo la cadena -para un anclaje de unos 35 metros- pesará 70 kilos, con lo que el peso total será de casi 100 kilos. Sin embargo, no es sólo el peso lo que tendrá que soportar el cabrestante, sino que el lecho marino en el que se coloca el ancla también ofrecerá resistencia, lo que hará que la operación requiera más energía. Para tener la seguridad de poder echar el ancla en cualquier situación, es habitual comprar molinetes con una capacidad máxima de tiro correspondiente al menos a cuatro veces el peso total del ancla y la cadena. Por lo tanto, en este caso concreto, no podrá conformarse con ningún molinete eléctrico con una capacidad inferior a 400 kilogramos, para estar seguro de no encontrar ninguna dificultad en el izado del ancla; esta capacidad también garantizará un excelente apoyo en las operaciones de remolque.

Elección del mando a distancia

Como la mayoría habrá notado, en esta sección dedicada a los cabrestantes para embarcaciones también alojamos los distintos tipos de mandos manuales y pulsadores. También en este caso, la elección debe hacerse teniendo en cuenta las necesidades particulares de cada uno. Hay que decir que todos los sistemas presentados en nuestro comercio electrónico para el mundo náutico ofrecen una excelente practicidad: algunos clientes, sin embargo, prefieren las botoneras, mientras que otros se inclinan más por los interruptores de pie. Algunos clientes, sin embargo, prefieren los pulsadores, mientras que otros se inclinan más por los interruptores de pie. Los pulsadores clásicos con cable en espiral ofrecen una buena libertad de movimiento durante su uso. Su principal desventaja es que los zócalos de la cubierta no son muy resistentes y son víctimas designadas del proceso de oxidación. Para eliminar este problema, y poder manejar el cabrestante desde cualquier posición, puede optar por un mando a distancia inalámbrico, que resulta especialmente útil para quienes viajan sin tripulación. Por último, mucha gente sigue prefiriendo los interruptores de pie a los mandos a distancia con cable o inalámbricos, uno para subir y otro para bajar el ancla.

Instalación: ¿dónde y cómo debe instalarse el molinete de ancla?

Una vez que haya elegido el molinete de ancla adecuado, con la potencia correcta, la alineación correcta y el tipo de motor adecuado, podrá finalmente instalarlo. Pero, ¿cuál es la posición óptima para instalar el molinete del ancla? Pues bien, lo ideal es que el barbotín esté perfectamente alineado con la polea de ascenso y descenso del ancla, y por tanto con el estay de proa. En cuanto a la distancia perfecta, los expertos suelen decir que es preferible un espacio de 80 centímetros desde la proa, y por tanto cerca del mamparo del cofre del ancla. Una vez determinada la ubicación exacta para instalar el cabrestante, el siguiente paso es fijarlo a la cubierta, lo que suele hacerse insertando un refuerzo especial debajo de él. Estamos hablando de la instalación de un dispositivo que va a suponer una gran carga para la cubierta, que por lo tanto debe ser lo suficientemente gruesa. En el caso de cubiertas finas, es decir, de menos de 2,5 centímetros, es necesario añadir un grosor adicional mediante inserciones de latón u otros tipos de placas metálicas. Si el barbotín está demasiado cerca de la pila, la posibilidad de un paro causado por la propia cadena recuperada sólo puede aumentar proporcionalmente. Por lo tanto, para eliminar esta posibilidad es necesario instalar el molinete a una distancia mínima de 40 a 50 centímetros del pilote de la cadena. Todo el proceso de instalación debe llevarse a cabo sin olvidar nunca los esfuerzos a los que inevitablemente están sometidos el polipasto de cadena y sus soportes. Incluso los mejores cabrestantes pueden dar lugar a problemas a corto plazo si se instalan de forma incorrecta o se utilizan sin cuidado. En esta sección de nuestro comercio electrónico, además de molinetes de ancla de los más diversos tipos y marcas, le presentamos paneles de control, paneles de visualización, contadores de metros, tótems de amarre, molinetes de amarre para embarcaciones neumáticas, motores de repuesto, etc. Por lo tanto, todo lo que pueda necesitar para el mantenimiento y la mejora de su molinete de ancla está en esta página: si no encuentra algo, o si tiene alguna duda sobre el producto exacto que debe comprar, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

Hay 2 productos.