Brújulas

Compases para barcos | Elija productos de Plastimo, Riviera y Ritchie
Una herramienta esencial para todo navegante, una brújula náutica es imprescindible, pase lo que pase. Tienes que elegir el adecuado para tu embarcación, instalarlo correctamente, leerlo a la perfección y cuidarlo mucho. Llamada poéticamente -y no por casualidad- la aguja de las maravillas, la brújula náutica, en su versión más sencilla, antigua y casera, no consiste más que en un recipiente con agua y un trozo de metal. Nada trivial, en definitiva. Y sin embargo... y sin embargo este simple objeto fue la verdadera piedra angular que revolucionó el mundo de la...

Una herramienta esencial para todo navegante, una brújula náutica es imprescindible, pase lo que pase. Tienes que elegir el adecuado para tu embarcación, instalarlo correctamente, leerlo a la perfección y cuidarlo mucho. Llamada poéticamente -y no por casualidad- la aguja de las maravillas, la brújula náutica, en su versión más sencilla, antigua y casera, no consiste más que en un recipiente con agua y un trozo de metal. Nada trivial, en definitiva. Y sin embargo... y sin embargo este simple objeto fue la verdadera piedra angular que revolucionó el mundo de la navegación, y no sólo eso.

¿Cómo funciona la brújula magnética náutica? Un poco de historia

La brújula magnética náutica hace referencia a la fuerza invisible que es el magnetismo, es decir, nos guía identificando el campo magnético que une el norte y el sur magnéticos -que, como subrayaremos más adelante, no se corresponden perfectamente con los dos polos geográficos, aunque están muy cerca.

Todos sabemos que los imanes tienen la propiedad de atraer ciertos metales hacia ellos, principalmente el hierro. Pero eso no es todo: los mismos imanes -si se desarrollan en longitud y sin obstáculos- también tienen la tendencia a orientarse según el campo magnético, es decir, dirigiendo un extremo hacia el sur y el otro hacia el norte. La brújula magnética clásica explota este principio, partiendo de una aguja de acero magnetizada, y por tanto sensible al campo magnético, que se coloca sobre un pivote, en ausencia de fricción.

¿Pero quién inventó la brújula? Pues bien, como tantos descubrimientos fundamentales para la humanidad, desde la rueda en adelante, desconocemos el nombre del verdadero inventor. Lo que sí sabemos es que los primeros ejemplos de brújula magnética náutica aparecieron probablemente en China. Al principio este objeto se utilizaba como un juguete y nada más, pero pronto se empezó a pensar en la increíble contribución que podía tener en el campo de la navegación: sin la brújula náutica, de hecho, la navegación en alta mar y a través de los océanos habría sido completamente imposible.

Además de ser sencilla e intuitiva, cabe destacar que, a pesar de su insustituible potencia, la brújula náutica magnética es completamente autónoma. No necesita alimentación ni mantenimiento técnico, y no funciona mal: de hecho, no puede romper el campo magnético de la Tierra.

Por ello, no es casualidad que, aún hoy, siga existiendo una

Instalación de una brújula náutica: algunos consejos valiosos

La instalación de una brújula náutica no es complicada, pero tampoco debe tomarse a la ligera: de hecho, hay algunos pasos que deben considerarse cuidadosamente para no comprometer el funcionamiento posterior del dispositivo y, en consecuencia, acabar desviándose del rumbo.

La línea de rumbo del compás debe ser coaxial o paralela al eje del barco. Eso no es todo: como se ha mencionado anteriormente, la brújula náutica debe montarse lejos de campos magnéticos que puedan afectarla. Por lo tanto, su posición debe estar debidamente compensada con respecto a los instrumentos de a bordo. Del mismo modo, mientras se navega, ningún navegante debe colocar accidentalmente su smartphone o radio vhf cerca del instrumento, ya que esta simple falta de atención también podría afectar materialmente al resultado.

Una vez finalizada la instalación -ya sea de una brújula incorporada o de otro modelo- será necesario comprobar que la operación se ha realizado correctamente. Para ello, en primer lugar hay que leer y memorizar el valor indicado por la brújula en la línea de rumbo y, a continuación, apagar todos los aparatos electrónicos de a bordo, eliminando cualquier fuente de electricidad (para ello, basta con utilizar el interruptor de corte de la batería). Una vez hecho esto, encienda sólo uno de los dispositivos electrónicos de la embarcación a la vez, comprobando al mismo tiempo que el valor indicado por el compás no cambia: si se observa un cambio, será posible identificar tanto el accesorio responsable del campo magnético como la desviación causada.

Comprar una brújula Plastimo

Tenemos muchas brújulas diferentes en nuestras páginas de comercio electrónico. Sin embargo, los que destacan son los de la marca francesa Plastismo, que no por casualidad es una de las marcas más conocidas de brújulas náuticas. Esta marca lleva más de 50 años en el mercado. Para hacerse una idea del éxito de las brújulas náuticas Plastimo, basta con saber que, en 2013, la marca alcanzó el notable hito de 3 millones de brújulas producidas.

En 1972 Plastimo sacó al mercado el primer modelo de brújula magnética fabricado íntegramente con productos de plástico. Sólo dos años después, en 1974, la marca podía presumir de 20 modelos diferentes de brújulas náuticas, que eran de 3 a 4 veces más baratas que las brújulas de latón o de cristal que había entonces en el mercado. Hasta entonces, el mercado de Plastimo se limitaba a Francia y a los chalecos salvavidas, pero a partir de ese momento, la fama de la marca se hizo internacional, indisolublemente ligada a las brújulas.

Pues bien, hemos visto juntos cómo funciona un compás náutico magnético, qué modelos hay en el mercado, cuáles son los precios y cuál es la mejor manera de montar el dispositivo en tu barco. Ahora le toca a usted: ¿ha decidido qué compás comprar para su barco de vela o de motor?

Read more

Filtrar por

Manufacturers
more... less
Filter
Product added to wishlist